internet cuantica que es y como funciona

¿Qué es Internet cuántica? Conoce la tecnología que promete más seguridad

La Internet cuántica es una tecnología que se basa en los avances de la ciencia en relación a las partículas subatómicas y promete más seguridad en la web en un futuro próximo. La novedad se presenta como una solución a los problemas de seguridad y robo de datos que son tan comunes hoy en día.

Además, puede ayudar en la sincronización de los relojes, mejorar las redes de los telescopios y mejorar la tecnología de los sensores. Por lo tanto, se considera la «reinvención de Internet». A pesar de ser prometedora, la Internet cuántica está en proceso y aún queda mucho por descubrir. A continuación, entenderá mejor cómo funciona y cuáles son los cambios que puede traer.

internet cuantica que es y como funciona

Para empezar, hay que entender que las redes de Internet cuánticas forman un elemento importante de la computación cuántica y de los sistemas de comunicación cuántica. En términos más simples, es una tecnología que involucra a varias partes enviando informaciones unas a otras en forma de señales cuánticas. Los expertos, sin embargo, aún no han descubierto qué hacer más allá y, hasta entonces, no hay una definición real de las posibilidades que eso representa.

Las primeras pruebas

Los primeros pasos para la Internet cuántica fueron dados hace cerca de un año con el lanzamiento del primer satélite cuántico, el Micius. Fue creado por un equipo de físicos chinos y, en lugar de transmitir ondas de radio, fue capaz de enviar y recibir información codificada en fotones delicados de luz infrarroja.

Recomendado:   Diferencia entre la ingeniería de software y la programación

Según los expertos, esta es una de las primeras pruebas de comunicación cuántica, que puede ser mucho más segura que cualquier sistema de información existente. Debido al potencial de no ser vulnerable a la invasión de hackers, esta tecnología innovadora viene siendo conocida como la reinvención de Internet.

Las pruebas realizadas por el grupo, y publicadas en la revista Science and Nature, consistieron en enviar fotones entrelazados entre el satélite y las varias estaciones terrestres. Trazando un paralelo, las comunicaciones cuánticas son como el envío de una carta y los fotones entrelazados son como el sobre: ​​ellos cargan el mensaje y la mantienen en seguridad.

De acuerdo con el físico Jian-Wei Pan, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China, que lidera la investigación, existe un plan para lanzar más satélites cuánticos en los próximos cinco años. Él espera que, para 2030, las comunicaciones cuánticas abarquen varios países y estima que en 13 años todos tendrán acceso a Internet cuántica.

Otra investigación más reciente da más promesas para la Internet cuántica. Tres científicos del centro QuTech de la Universidad de Tecnología de Delft (TU Delft), en Holanda, revelaron una especie de guión que explica cómo esa red cuántica debería desarrollarse. Según la revista MIT Tech Review, la propuesta es conectar cuatro ciudades con un enlace cuántico hasta 2020. Ya un tercer estudio de la Universidad de Chicago planea establecer un eslabón cuántico a lo largo de una distancia de 30 millas.

Recomendado:   Huobi Indonesia agrega Fiat-to-Crypto Gateway en una apuesta por la expansión global

Diferencias entre Internet cuántica e Internet actual

La principal diferencia entre una red clásica y una red cuántica está en su núcleo. La Internet transmite datos traducidos en unidades fundamentales llamados bits, siempre igual a cero o a uno. Una Internet cuántica podría transmitir qubits, que asumen una superposición de cero y uno, es decir, pueden tener valores que son parcialmente cero y parcialmente uno al mismo tiempo.

Se especula que los qubits pueden permitir cálculos más poderosos con subcomponentes más ricos. Además, ofrecen algunas ventajas de comunicación, ya que es posible atar los qubits. De esta forma, se tratan matemáticamente como unidades únicas, independientemente de la separación entre ellos.

Otro punto central es que los qubits no se pueden copiar y cualquier intento de hacer esto sería detectado. Los qubits se transforman automáticamente en cero o uno así que se miden, sobre la base de una probabilidad codificada en el valor del qubit. Por lo tanto, la comunicación cuántica puede permitirle cálculos en la nube cuántica sin el ordenador cuántico sabe lo que se ha hecho.

Entradas relacionadas